Ataca cáncer de mama a cirujana que trataba esta misma enfermedad

Blog Single

Como muchas mujeres, no me revisé los senos. Pensé, ’a mí no me va a suceder, soy una cirujana de cáncer de mama’".

Liz O’Riordan tuvo que dejar la carrera para la cual se había entrenado durante 20 años, esto ya que después ella misma fue diagnosticada con cáncer de mama.

En 2015, a la edad de 40, tuvo una mastectomía y, en mayo pasado, tuvo una recaída dura.

La doctora pensó que practicaría la cirugía oncológica durante por lo menos 20 años, pero terminó en ello sólo dos.

La radioterapia para su segundo tratamiento contra el cáncer la dejó con movimiento limitado en el hombro.

Vive en Bury St. Edmunds, al noreste de Londres, y se había detectado algunos quistes, luego su madre le dijo que se revisara de nuevo al detectar otro bulto más.

"La mayoría de los pacientes reciben la información a cuentagotas. Yo vi mi escaneo y supe que necesitaría una mastectomía, supe que probablemente necesitaría quimioterapia porque era joven y me aventuré a pronosticar mis probabilidades de estar viva en 10 años, todo en un instante".

La doctora señaló que no muchos médicos desarrollan las enfermedades en las que se especializan.

"¿Cuánto podré compartir con mi esposo y mis padres? ¿Cómo dejar de ser una cirujana de cáncer para simplemente ser una paciente?

Aunque sabía qué era lo que le estaba sucediendo físicamente, no tenía idea de lo que realmente sería la experiencia de tener la enfermedad.

"Sé cómo decirle a alguien que tiene cáncer de mama. No sabía lo que significaba secarme las lágrimas, salir de la clínica, cruzar la sala de espera, pasar por el corredor del hospital para salir al estacionamiento y empezar a gritar".

Después de discutirlo con su esposo Dermot, decidió publicar su enfermedad a sus 1.500 seguidores en Twitter.

"Fueron las pacientes las que me enseñaron a lidiar con la situación", menciona.

Pensó que debido a que ella misma había tenido cáncer, podría ayudar a la gente de una forma diferente regresando al hospital donde trabajaba.

"Fue una de las cosas más difíciles que jamás he hecho", afirma.

En 2018, el cáncer de O’Riordan regresó en la misma axila que se le encontró cuando le hicieron un escaneo antes de retirarle el seno reconstruido que le estaba causando dolor.

Eso la condujo a una segunda dosis de radioterapia.

Resaltó que sus empleadores hicieron todo lo posible para que pudiera volver a su carrera por segunda vez.

"Tuve fisioterapia intensa. Consulté a un cirujano ortopédico porque es muy impactante decir ’he invertido 20 años de mi vida, los grados, y los doctorados, los exámenes y los cursos que he tomado para volverme una experta en lo que amo, y no lo podré volver a hacer’", dice.

"Puedo llevar a cabo mi vida diaria, pero poder operar con fiabilidad, eso nunca volverá a pasar".

Después de unos cuatro meses tomó la decisión de terminar con su carrera como cirujana, indica ecuavisa.

Ahora empezó como embajadora voluntaria para la causa social (Trabajando con Cáncer), en una organización que le había dado consejos sobre sus derechos, cuando decidió regresar al trabajo en 2017, después de su primer tratamiento contra el cáncer.

"No me di cuenta de que si has tenido cáncer, eres catalogada como legalmente discapacitada, según el Acta de Igualdad y que tus empleadores tienen que hacer ajustes razonables para permitirte regresar al trabajo".

Fuente:https://www.elimparcial.com/CienciayTecnologia/2019/04/22/1425491-Ataca-cancer-de-mama-a-cirujana-que-trataba-esta-misma-enfermedad.html

-

Compartir nota en Facebook: