Tigres es más feroz y triunfa en el primer round de la final

Blog Single

Ni rastro del León en San Nicolás de los Garza, el líder cayó en las garras de Tigres con zarpazo histórico de André-Pierre Gignac. Parece que no hay equipo que sea más voraz que la UANL en estas instancias, 1-0 final en el Estadio Universitario.

El ariete galo está de manteles largos en la gran final, alcanzó 104 goles para emparejar a Tomás Boy como máximo anotador en la historia de los felinos. La serie se resolverá este domingo en la cancha del León.

Ricardo Ferretti soltó a unos enjundiosos Tigres para cortar el listón de la gran final. Con el balón en movimiento, el cuadro local rasguñó al líder a través de un tiro tempranero de Eduardo Vargas.

Débil zarpazo que enfureció al León. Joel Campbell se movió con soltura en medio campo y eso dio amplitud a los esmeraldas. Ángel Mena hizo los primeros regates por la banda derecha.

El ecuatoriano agarró confianza y al internarse en el territorio enemigo, sirvió con ventaja a Vinicio Angulo. Su compatriota, en el corazón del área, impactó hacia arriba del arco local. ¡Perdonó La Fiera!

La UANL no se encontraba en zona de ataque, pues el medio campo estaba pintado de esmeralda.

Cuando más nublado se encontraba el panorama del cuadro norteño, aparecieron las individualidades. Luis Rodríguez hizo una genialidad para limpiar la zona a Luis Quiñones. El colombiano quiso fusilar y el balón fue rechazado a la dirección de Gignac. Con tranquilidad y rencor a la vez, el Bomboro besó las redes con el marco desprotegido.

El estallido del Volcán atarantó a La Fiera, que ya no fue la misma en el arranque del encuentro. El propio Mena, goleador del torneo regular, perdonó ante Nahuel Guzmán en una jugada muy clara.

Por si fuera poco, Fernando Navarro, en otro parpadeo, estrelló el esférico en la base del poste de la meta esmeralda. A unos centímetros de ser autogol.

El reloj se detuvo 1-0 a favor de Tigres después de 45 minutos. La Fiera se cansó de fallar en varias ocasiones en el primer tiempo.

Tras la charla en el vestuario, la UANL encaró el complemento con la misión de aumentar la ventaja. Al tiempo de un León desconocido, no había rastro del líder en el Volcán.

El León sufrió en otra escapada de Quiñones, pero esta vez Gignac remató descompuesto con la cabeza hacia arriba de la portería.

No pasaron ni tres minutos, cuando Rodríguez se internó en esa zona y sirvió a Enner Valencia. Tampoco estuvo fino, el relevo de Edu Vargas perdonó sin darle dirección de arco a su remate.

Del equipo de Ignacio Ambriz poco y nada, Luis Montes por desesperación jaló del gatillo a las manos del Patón. Vinicio y Mena no se asociaron en la cancha del Universitario.

Tigres asfixió al León en los últimos minutos del primer capítulo. No soltó el balón, y a través de su oficio en estas instancias, desesperó al líder.

Para mala suerte del Tuca, en la recta final también perdió a Javier Aquino por lesión. Con más ímpetu que fútbol, el León arañó a su rival en la agonía; sin embargo, no dañó a Tigres.

Ventaja para el felino norteño después de 90 minutos. Serán dos días de tregua para que la resolución del Clausura 2019 se juegue en el Bajío, donde surge la versión de mayor agresividad esmeralda. Por ahora, el líder sale herido del Volcán.



Fuente: https://www.marca.com/claro-mx/futbol/liga-mx/2019/05/24/5ce76462e2704ec6378b45ae.html

-

Compartir nota en Facebook: